Featured

¿Y si nos esforzamos un poco más en conectar con el otro?

Me encanta lo que John Maxwell escribe sobre agregar valor a otros, partiendo de valorarme a mí primero. Y de hecho a lo largo de los últimos años parece que he sido guiada por Dios a trabajar en esta parte: en valorarme a mí y profundizar más en la valoración hacia los demás.

No importa la profesión que ejerzamos, siempre estaremos rodeados de gente, así que el invertir tiempo en mejorar nuestras relaciones, nunca será tiempo perdido. Y esa es la principal idea que me queda ahora que estoy profundizando en el libro “Ser personas de influencia” de John Maxwell. Justamente en el capítulo 8, cita que una persona de influencia conecta con los demás y para eso nos da algunos tips.

En este primer intento bloguero, les compartiré la primera pauta que John nos da y es la de “No menosprecie a las personas”. Y esta pauta vaya sino requiere de humildad y una gran apertura, pues debemos partir que todos somos creados por Dios en igualdad de dignidad, así que aunque todos sabemos que somos iguales ante sus ojos, muchas veces se nos hace difícil asimilarlo y ponerlo en práctica, en especial cuando hay muchas situaciones que a lo mejor no compartimos.

A manera de reflexión, les comparto de qué manera he tratado de poner en práctica esta pauta, pues como les decía, estamos rodeados de personas tooodo el día, así que vale la pena esforzarnos en conectar con el otro. Me encanta pensar en la idea “Valore a cada persona que tiene alrededor”, y lo hago a partir de mi creencia de fe: Dios todo lo ha hecho perfecto, así que todos como parte de esta creación perfecta, lo somos. Trato de observar e identificar los dones, fortalezas, habilidades o cualidades, que tienen las personas a mi alrededor y en la mayoría de las ocasiones se las hago ver. Para poder hacerlo, necesito ajustar mi visión, para permitirme sorprender de los dones que cada uno a mi alrededor tiene.

Piensa en este momento en tres personas, no importa si son parientes o amigos, trata de pensar en al menos dos dones o cualidades que ellos tienen. ¿Fue fácil o te llevó un poco de tiempo? Fue fácil si los conoces, te llevó un poco de tiempo porque no los conoces mucho o tal vez, no has invertido el tiempo suficiente en observarlos. La invitación que te hago, es la siguiente: date un tiempo para observar a las personas que tienes cerca, a tu alrededor, e identificar al menos una cualidad que no habías descubierto hasta ahora; la invitación también va más allá, a que puedas decirle a esa persona qué cualidad admiras y por qué.

“Valorar a las personas es el primer paso en el proceso de conexiòn, y tiene beneficios adicionales” John Maxwell

Advertisements

Relacionarnos requiere ENERGÍA

¿Cómo nos fue con el ejercicio de buscar los puntos comunes con los demás?

Les puedo contar que la búsqueda de esos puntos requiere esfuerzo y estar dispuestos a invertir a veces un poco de energía, otras veces mucha más.  Y allí estoy,  sorprendida conmigo misma, hablando más y de manera intencional con la gente, dedicándole más tiempo a la conversación, haciendo preguntas para conocer más y encontrar esos puntos comunes.

Ahora estoy leyendo “El poder de las relaciones” de John Maxwell,  libro que compartimos con amigos muy estimados a través de la experiencia del entrenamiento “Mentes Maestras”.   Ese libro me encanta y seguro no dejaré de maravillarme sobre cómo es la magia para establecer relaciones.

La lectura de este libro me lleva de nuevo a la inversión de la energía para establecer relaciones, en Guatemala diríamos que requiere otros “20 pesos” porque es un esfuerzo adicional enfocarse en los demás, se hace necesario tomar la iniciativa, prepararse, tener paciencia y recargar las baterías.

Este tema me gusta mucho porque se supone que es de lo más básico, pero en realidad cada día estamos más lejos de estar cerca, se nos ha olvidado lo importante que es el otro en nuestras vidas y he dejado de invertir tiempo y energía.  Estamos mal acostumbrados por las redes sociales, parece ser suficiente dar un like y seguir a cientos de amigos sin profundizar ni entablar conversación alguna.

Te dejo la atenta invitación para que no dejes pasar la oportunidad de retomar lo importante que es la relación con los demás, solamente favorecerá la influencia y liderazgo en tu círculo cercano.

Buscando nuestros intereses comunes

Inicié en la aventura de la escritura, comunicando la importancia sobre realizar el esfuerzo para conectarnos con los demás; podrás preguntarte cuál es la motivación para iniciar escribiendo sobre el tema.

Te cuento que de profesión soy nutricionista y mi experiencia radica en promover cambio de comportamiento a partir de la formación en personas adultas. En los últimos años he explorado y profundizado mucho más sobre los temas de liderazgo para utilizar la herramienta del coaching y acompañar a las personas en el viaje que les llevará a mejorar sus vidas a través de ese cambio de comportamiento, ya sea en el campo de la salud, de la nutrición o del emprendimiento.

Y es por eso, que entiendo lo importante que es establecer relaciones es clave en cualquier área en la que nos desenvolvamos, nuestra familia, con quienes trabajamos (dígase clientes, alumnos, pacientes, colegas, etc) o simplemente con quien nos cruzamos a diario. ¿Por qué digo que es clave? Porque somos sociales por naturaleza y el establecer las relaciones de manera adecuada favorece que nos conectemos con los demás, permitiendo que vivamos en un ambiente más cordial, que ejerzamos influencia en otros y facilita que junto a otras personas se nos unan para alcanzar objetivos planteados.

Puedes pensar, qué de especial tiene el tema si todos los días hablas con la gente o para qué invertir tiempo en ellos; te animo a que sigas leyendo y hagas el esfuerzo de poner en práctica algunos tips que te presento en cada artículo: el único fin es ponerte el reto a explorar en las personas que tienes alrededor, a lo mejor te estás perdiendo de la riqueza que hay en tu equipo, de fortalecer tu relación de pareja, de amistad o de acercarte a tus hijos. Seguramente que en cada uno de los aspectos anteriores hay mucho que ganar. Espero haber dado algunos elementos clave para que sigas leyendo este artículo y los próximos.

La reflexión de buscar puntos comunes, la hago en base al Capítulo 8 del libro de John Maxell, “Ser personas de influencia”. En esta sección, John nos recuerda que cuando deseamos conectar con otros, debes comenzar en donde coincidimos. El mejor ejemplo para esto es cuando recordamos los esfuerzos que hemos hecho cuando deseamos acercarnos a esa persona que tanto nos ha gustado o llamado nuestra atención; o el que han hecho para acercarse a nosotros. Nos preocupamos por estudiar a esa persona, conocer qué le gusta, frecuentamos los lugares donde podemos encontrarla, nos acercamos a su familia o amigos; hacemos hasta lo imposible para coincidir con ella y para hallar tema de conversación. Esto me hace recordar a mi esposo, quien para hacerse mi novio empezó siendo amigo de mi hermano, ¿les parece conocida la experiencia?

Una vez que conocemos y coincidimos en los intereses mutuos, John Maxwell nos invita a que nos comuniquemos. Si notamos que hay algunas dificultades para comunicarnos fácilmente, nos invita a que lleguemos a identificar nuestros puntos comunes a nivel emocional. Pero, ¿cómo lo hacemos? Una clave es que recordemos cómo nos hemos sentido en situaciones similares y a que lo compartamos con la persona que estamos conectando. Asimismo será de gran utilidad que le contemos no solo cómo nos sentimos, sino qué hicimos en qué nos ayudó.

Ahora toca hacer el ejercicio de encontrar los puntos comunes con las personas que están alrededor. ¿Qué preguntas se te ocurre que puedas hacer?